Paso de tiempo de una fundición de campanas histórica a una moderna orientada a la calidad.

A la entrada en la sala antigua de fundición los visitantes perciben la mística de la artesanía de larga tradición.  Sin embargo, un horno de reverbero de madera de hace 200 años no es aquí soladamente un documento histórico, sino que en fundiciones grandes de campanas todavía se funden allí siempre hasta 10 toneladas de bronce con madera seca de abeto.

 

¡Una obra maestra del „museo de la campana” es la interacción lograda de “ambientes de museo” con “artesanía viva”! Los visitantes pueden mirar a los fundidores durante el trabajo durante las horas de trabajo en la fundición de campanas moderna y colorida. El centro de la nueva fundición de campanas es una fosa de 6 metros de profundidad en la que se podría colar una campana con un peso máximo de 37 toneladas.

 

La colada de la campana es un punto culminante en la fabricación de campanas. Para bendecir se reza antes de la colada. En la colada grande mensual se funden siempre varias campanas grandes con un peso total de algunas toneladas para diferentes países.

En Grassmayr solamente se avisa a los clientes acerca de las fechas de colada.

 Los visitantes que están en el museo por casualidad durante la colada de la campana son invitados a este evento fascinante. ¡Brindando con aguardiente tirolés para que salga bien!